Nueva etapa en la capital provincial

Adán Bahl ya es Intendente de Paraná

Municipios

En una ceremonia que se desarrolló en el Teatro 3 de Febrero de Paraná, Adán Bahl y Andrea Zoff prestaron juramento como intendente y viceintendenta de la capital provincial, según lo dispuesto por el artículo 84 del Nuevo Régimen Municipal para Entre Ríos.


El vicegobernador saliente se impuso en las elecciones del 9 de junio con comodidad frente al intendente saliente de ciudad, el radical Sergio Varisco.

 

Bahl, en funciones tomó juramento de estilo a los nuevos integrantes del gabinete municipal y luego dirigió su mensaje al pueblo de Paraná.

 

 “Comienza una nueva época en Paraná”

 

Posteriormente, brindó su primer discurso como jefe comunal de la ciudad capital de la provincia, en el que cuestionó el estado en que se encuentra el municipio. Dijo que la ciudad está “colapsada” y que la saliente administración se “desligó de sus deberes más elementales”.

Luego de saludar a las autoridades presentes, recalcó que “comienza una nueva época en Paraná. Estamos decididos a vivir en una ciudad digna. Paraná va a salir adelante, lo vamos a lograr porque es el lugar donde vivimos, queremos y merecemos ser felices”.

“Es hora de levantar la mirada para salir del estancamiento y la indolencia. Es hora de volver a creer en uno mismo y los demás, de creer que vivir bien en esta ciudad es posible”, expresó. Y continuó: “Puedo imaginarme lo que sienten. La estafa de esperar que las cosas mejoren”.

“Se ha quebrado la confianza entre los vecinos y su municipio y los vecinos. El desgobierno que vivimos en Paraná se ha ido agravando. El estado de situación ya no se aguanta. La ciudad está colapsada. El estado local se ha desligado de sus más elementales deberes”, cuestionó.

Incremento del personal

Por otra parte, hizo hincapié en que la gestión de Sergio Varisco –aunque sin nombrarlo- que termina “incrementó de manera irresponsable su planta de personal" y destacó que sólo en el primer semestre de este año "coincidiendo con la campaña electoral, contrató a más de 1.100 personas sin previsiones presupuestarias estafando a muchos paranaenses con una promesa de trabajo que no se puede cumplir".

Ratificó la promesa de campaña respecto a que va a enviar al Concejo deliberante "un proyecto de ordenanza para autolimitarnos en nuestro último año gestión para que nunca más se estafe a los empleados en una campaña electoral".

Destacó que la gestión saliente "recibió una municipalidad superavitaria y con previsión de varias masas salariales. Sin embargo, malgastó los recursos y se va dejando una ciudad sin servicios, con obras paralizadas y sin previsiones presupuestarias para afrontar los próximos sueldos, ni comprar los insumos mínimos".

Deuda

"Esta gestión se va diciendo como si fuera un acto heroico que pagaron los sueldos de los empleados hasta el último día, pero para hacerlo desafectaron las partidas de otras áreas y desimputaron fondos asignados a diversos compromisos", advirtió al calificar la situación como "cruel porque hicieron malabares para sostener un discursos insostenible, y no duraron en dejar desprotegidos a los más necesitados".

"La deuda asciende a más de 1.200 millones de pesos, un cuarto del presupuesto municipal", reveló.

Y de acuerdo a lo que comunicó, "en el acta de traspaso, observamos situaciones como obras públicas paradas, que no están computadas en el stock de deuda porque no tienen la imputación presupuestaria al no tener la partida correspondiente".

Responsabilidad fiscal

Bahl anunció que remitirá al Concejo Deliberante “un proyecto de ordenanza para adherir a la ley de Responsabilidad Fiscal y Buenas Maneras de Gestión de la administración pública para que esto no vuelva a ocurrir en la municipalidad de Paraná”.

“En menos de seis meses quebraron la Municipalidad y todo empeora si se consideran los costos de los bienes que no tuvieron mantenimiento e insumos”, denunció. "El Palacio municipal, cayéndose a pedazos", agregó.

"No es solo un número, son millones de problemas", evaluó. Y en esa línea enumeró "la desaparición de los elementos de las unidades, desde una motoguadaña hasta una motoniveladora; la falta de presupuesto, contratos caídos, maquinarias inutilizadas, falta de combustible y la imposibilidad de convocar a los empleados los fines de semana fueron los argumentos que la gestión que termina advirtió ante la Justicia cuando los conminaron a solucionar la crisis de la basura".

"La irresponsabilidad de quienes gobernaron a Paraná hasta hoy dejaron a la ciudad en un caos sin precedentes y puso a los paranaenses en una situación de fragilidad y fastidio extremo, que daña a los más vulnerables y sin dudas nos afecta a todos", aseguró al dar cuenta de la tarea "difícil y compleja para reconstruir todo lo que se ha roto, volver a la legalidad, remediar lo que nos duele".

Comentarios